Alzheimer fases

Fases del Alzheimer: qué síntomas y duración tiene la enfermedad

La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia, representando entre el 60% y 70% de los casos. Es una enfermedad que, según datos de la OMS, afecta a más de 55 millones de personas en todo el mundo y en la que cada año hay casi diez millones de casos nuevos. Al estar muy presente en la sociedad, es una patología que genera mucho interés y plantea no pocas cuestiones. Una de las preguntas más comunes sobre la enfermedad de Alzheimer están relacionadas con las fases de esta. ¿Cuáles son las fases del Alzheimer? ¿Cuánto dura? ¿En qué consiste cada una de las fases? 

Las 5 fases del Alzheimer

Hay muchos modos de clasificar el Alzheimer, según cuánta precisión se tenga a la hora de diferenciar las etapas de la enfermedad. Algunos estudios más generalistas la dividen en tres mientras que, por ejemplo la Escala Global del Deterioro (GDS), desarrollada por el doctor Barry Reisberg, establece en 7 las fases de la enfermedad. 
Lo más común, de todas formas, es dividir estas fases en cinco, ya que este proceso engloba la evolución más común de la patología. De todas formas, cabe aclarar que no hay dos Alzheimers iguales, y cada caso puede tener especificaciones o manifestaciones diferentes. El deterioro funcional y cognitivo depende de muchos factores, como puede ser el diagnóstico temprano, el tratamiento o el estilo de vida de la persona afectada

Fase de Alzheimer sin sintomatología

Esta fase inicial, conocida como preclínica, no manifiesta ninguna sintomatología, por lo que no es reconocible ni por uno mismo ni por el entorno que le rodea. Es una etapa de la enfermedad en la que pueden pasar muchos años antes de que los síntomas empiecen a ser reconocibles. Solo es detectable en lugares de investigación, ya que existen pruebas de imagen que pueden detectar estos primeros movimientos en las placas del cerebro relacionadas con el germen de la enfermedad.

Para facilitar la detección del alzheimer en esta fase, es importante que las personas con más predisposición a padecer la enfermedad se hagan las revisiones oportunas. Personas mayores, aquellos que han tenido lesiones cerebrales o personas con estilo de vida poco saludable. Aunque muchos afirman que el alzheimer es hereditario, lo cierto es que no es así. Lo que sí está comprobado es que el riesgo de desarrollar la enfermedad de alzheimer es un poco más alto si un familiar de primer grado padece la enfermedad. 

Fase de Alzheimer de deterioro cognitivo leve

Con la evolución de la enfermedad comienzan los primeros síntomas, y el paciente entra en la fase de deterioro cognitivo leve. En este primer escenario, se dan únicamente ligeros cambios, prácticamente imperceptibles y que no interfieren en las actividades diarias. La persona sigue funcionando satisfactoria y autónomamente. Simplemente, pueden tener algún olvido, o no recuerda algo que antes recordaba con facilidad, como puede ser una receta de cocina o un evento reciente. Son, de todas formas, cuestiones muy ligeras y que no suelen llamar la atención ni de la propia persona ni de su entorno.

Fase de Alzheimer en la que existe demencia leve

Cuando los síntomas se hacen evidentes, entramos en la siguiente fase. Es el estadio donde suele detectarse la enfermedad, y el paciente comienza a sufrir pérdidas de memoria, dificultad para la resolución de problemas, orientarse,  organizar eventos o expresar ideas. Los síntomas cognitivos repercuten en el día a día del paciente, perdiendo la capacidad de hacer con facilidad lo que anteriormente no le suponía problema alguno. Se pierde o entorpece la realización de lo que se conoce como actividades complejas, aquellas que para llevarse a cabo requieren de un proceso mental más elaborado.

Fase de Alzheimer con demencia moderada

Esta fase de la enfermedad comienza cuando se tiene dificultad para desarrollar actividades diarias más simples, perdiendo así la capacidad del autocuidado. Durante esta etapa de demencia moderada los pacientes se vuelven más olvidadizos, pierden la capacidad de realizar actividades rutinarias como la higiene personal, elegir la ropa adecuada o hacer la compra. Es entonces cuando comienzan a necesitar más ayuda para su cuidado personal y la realización de las actividades diarias.

Fase de Alzheimer con demencia grave

En la última fase de la enfermedad la persona sufre una pérdida progresiva de las capacidades más básicas del día a día. En esta etapa avanzada de la enfermedad, los pacientes suelen tener muchas dificultades para conversar, pierden la capacidad de vestirse o ir al baño, y tienen un gran deterioro en sus capacidades físicas. En esta fase, los pacientes necesitan de ayuda constante para su atención diaria.

Síntomas de las fases del Alzheimer

Los síntomas y la evolución de la enfermedad se manifiestan de forma muy diferente en cada paciente. En promedio, los pacientes de Alzheimer viven entre 3 y 11 años desde el diagnóstico, pero algunas personas viven más de 20 años desde la detección de la enfermedad. Es crucial identificar el Alzheimer en su fase inicial. Actuar en este momento es esencial, ya que facilita el inicio del tratamiento y la planificación anticipada, ayudando a frenar su avance y mejorar la calidad de vida del paciente.

La OMS recoge los 10 primeros síntomas del alzhéimer, a los que cabe prestar especial atención:

  • Olvidar cosas o acontecimientos recientes
  • Perder o extraviar cosas
  • Perderse al caminar o conducir
  • Sentirse desubicado, incluso en lugares familiares
  • Perder la noción del tiempo
  • Dificultades para resolver problemas o tomar decisiones
  • Problemas para seguir conversaciones
  • Dificultad para realizar tareas habituales
  • Cambios de personalidad
  • Errores de cálculo al juzgar visualmente a qué distancia se encuentran los objetos

Duración de las fases del Alzheimer

Las fases de Alzheimer no se desarrollan a la misma velocidad. Tiende a desarrollarse lentamente y empeora en forma gradual a lo largo de los años. Las primeras son las que tienen mayor duración, ya que sus síntomas son leves y tienen poca repercusión en la salud. La enfermedad avanza lentamente. Las primeras fases pueden llegar a durar quince años. A medida en la que avanza y los síntomas son más evidentes, el alzhéimer sufre un empeoramiento rápido. La fase final, de demencia moderada o grave, suele durar entre dos y cinco años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *